Marzo 26, 2021

Coloquio entre Mujeres de Primera

Durante un conversatorio ameno, transparente e inspirador, tres empresarias puertorriqueñas, y clientas de FirstBank, compartieron sus experiencias de emprendimiento en la Isla antes y durante la pandemia. Así como, también, sus proyectos a futuro. 

Delmarie Ayala de Duck Donuts, Verónica Francisca Gómez de Francisca + Boutique y Noris Torres de Ciracet Corp., participaron del coloquio virtual Mujeres de Primera, presentado por FirstBank, y enmarcado en la conmemoración del mes de la mujer trabajadora. 

Según destacó Ivonne Orsini, moderadora del evento digital, el propósito de la discusión fue servir de inspiración para otras personas, en particular otras mujeres, con ideas y deseos para emprender, pero que desconocen por dónde comenzar.

Cada una de las empresarias tuvo la oportunidad de profundizar sobre cómo comenzó su negocio, el rol de la tecnología para facilitarle e innovar en su industria, entre otros temas.

Para Delmarie Ayala, cofundadora de la primera franquicia de Duck Donuts en la Isla, negocio especializado en servir donas calientes según las preferencias del cliente, la oportunidad de emprender llegó “por accidente”. Delmarie, ingeniera de profesión, se quedó sin trabajo, luego de 18 años trabajando en la industria de las telecomunicaciones. Sin embargo, este fue el momento, para ella y su esposo, de explorar el establecimiento de un negocio propio, con libertad y tiempo para compartir con sus dos hijos.

Además de educarse y aprender sobre los protocolos de la industria alimentaria, Delmarie comentó sobre los retos que trajo su negocio, como los financieros y el manejo de empleados. “Mi historia es la historia de muchas mujeres que luchamos cada día por lograr lo que queremos obtener”, destacó la directora ejecutiva de Duck Donuts, ubicado en Plaza Río Hondo. 

Delmarie, quien se crió con el ejemplo de mujeres emprendedoras y luchadoras, como su madre y abuela, contó cómo la empresa, cuya apertura se pospuso con el lockdown, tuvo que acelerar la implantación de un sistema de órdenes online (previsto para luego de la inauguración del local), para así poder servir a sus clientes en medio de la pandemia. “Teníamos todo listo y estar cerrados no era una opción para nosotros”. 

Por su parte, Verónica Francisca Gómez, fundadora de la tienda Francisca + Boutique, especializada en atender al mercado de mujeres de talla grande, compartió cómo quedarse sin trabajo la llevó al lanzamiento de su tienda, la cual cuenta también con su propia línea de ropa. 

Verónica Francisca, con un grado académico en ingeniera civil, trabajaba para una empresa familiar en la industria de la construcción. Al negocio cerrar, utilizó su grado asociado en diseño de modas. Desde su apertura en el 2016, “lo que surgió de la necesidad, se convirtió en un proyecto de apoderamiento a través de la moda, llevando un mensaje de amor propio”, explicó. 

De acuerdo con Verónica Francisca, “a través de las redes sociales [y] la televisión, las mujeres estamos siendo atacadas por un modelo de belleza [particular]. Eso afecta la autoestima. [A través del negocio] estamos tocando vidas y eso me llena de mucha alegría”. 

Verónica Francisca comentó que el anuncio de cierre por la pandemia le resultó un “golpe duro” y la hizo entrar en un breve estado de pánico debido al concepto de su negocio. Sin embargo, dio vuelta a las circunstancias. 

La pandemia vino acelerar su boutique en línea, proyecto en el cual ya venía trabajando. Añadió nuevos estilos y accesorios adaptados a las necesidades de sus clientas en medio de las restricciones y ahora envía órdenes a todas partes del mundo. 

Su servicio de entrega se expandió a toda la Isla, incluyendo Vieques y Culebra. También, se dio cuenta de que las consumidoras preferían el delivery sobre pick up. Así que eliminó este último; contrató una asistente virtual para atender a la clientela; aumentó su presencia en redes sociales y fortaleció el mercadeo por correo electrónico. “Hace diez años no me veía donde estoy ahora, convertida en una empresaria y explotando mi potencial”, comentó. “Estoy ayudando a otras mujeres y le estoy enseñando a mi hija de ocho años que ella puede lograr lo que quiera”, acotó Verónica Francisca.

Para Noris Torres, vicepresidenta de Ciracet Corp., una empresa con 23 años de trayectoria y especializada en ofrecer soluciones tecnológicas a la industria de la salud, la pasión fue la clave para emprender. “Algo que me apasionaba era cómo yo podía solucionar un problema y a través de la consultoría era la mejor forma, no solo para llegar a una compañía o persona, sino llegar a muchas industrias”, destacó la también ingeniera. 

Según Noris, cuando se anunció la pandemia, ya su empresa “tenía parte del camino andado”, pues su equipo de trabajo contaba con las herramientas para continuar trabajando remoto. 

Sin embargo, al ofrecer solo servicios, y todos estar acostumbrados a estar juntos en una oficina, tuvieron que aprender a dominar herramientas de comunicación como Zoom, y otras, para mantenerse conectados y continuar ofreciendo soluciones a sus clientes. “A través de la tecnología y la comunicación en la nube fue lo que nos mantuvo trabajando y lo que permitió que el negocio tuviera continuidad”, comentó.

Una vez se flexibilizaron las medidas, Noris contó que pudieron completar la construcción de su centro de innovación de salud desde donde trabajan proyectos de coordinación de cuidado clínico y el desarrollo de aplicaciones para continuar fortaleciendo los servicios de telemedicina. 

De acuerdo con Noris, en la pandemia muchos pacientes, por temor a contagiarse, no estaban llegando a las oficinas médicas. Así que a través de este centro de innovación le proveen a las aseguradoras un espacio para coordinar los servicios médicos de los pacientes y a través de la tecnología (como el cuadro telefónico que mantuvieron en la nube) pudieron ofrecer a sus clientes una solución para evitar que los servicios se detuvieran. 

En cuanto al proyecto de telemedicina de Ciracet, éste permite integrar mejor los servicios de hospital-médico y médico-paciente, mientras que desarrollan una variedad de aplicaciones que ayudan con la documentación dentro de este innovador servicio.

Para finalizar, Noris recomendó buscar algo que te apasione para iniciar tu emprendimiento y no darte por vencida tan pronto surja un obstáculo. “Siempre hay una forma de hacer las cosas”, concluyó.